domingo, 18 de mayo de 2008

EL AJO, LA CEBOLLA , EL LIMÓN y Robinson Crusoe

Cuando yo sólo contaba unos diez o doce años, encontré en casa un librito pequeño, que se llamaba así: "el ajo, la cebolla y el limón".Creo que llevaba allí mucho tiempo, porque nadie recordaba quien lo había comprado. Yo por aquellos tiempos ya leía libros de aventuras y estaba impresionada por un personaje de Daniel Defoe, "Robinson Crusoe", que se las tuvo que apañar en una isla desierta durante 27 años por haber naufragado el barco en que navegaba.
Lo mejor de todo es que Defoe, se inspiró en un español llamado Serrano para inventar al naúfrago más famoso de la literatura.
Bueno, y usted dirá, qué tiene que ver Robinson Crusoe con la cebolla y el ajo...
Verá, hay veces que necesitamos depender de muchas cosas a las que la vida actual nos ha hecho esclavos. En casa de cualquiera hay tiritas...por si acaso.Un monton de medicinas...por si las moscas.Y digo yo que se nos vendría el mundo encima si nos faltara algo en una urgencia y no tuviésemos una farmacia cerca.
Por eso... juguemos a "Robinsones de asfalto" y utilicemos aquellas cosas que están cerca de nuestra mano, en la cocina sin ir más lejos, para acudir a una emergencia.
El AJO tiene propiedades bactericidas y convendría utilizarlo a diario aunque "SOLO" fuese por :
-Para combatir los parásitos intestinales, bajar la tensión,reducir el colesterol,combatir las infecciones urinarias,mejorar la circulación, bajar los trilicéridos...
Todo ello por su contenido en adenosina, aliicina,polisulfitos,escordinina,garlicina...
Pero también en uso externo, el ajo " se ha llevado " bastantes verrugas de las manos de los más pequeños de la casa.Y muchos aficionados a los baños de piscina recurren al ajo para aliviar los problemas de sus oidos (pregúnteme cómo).
La CEBOLLA, además de enriquecer la tortilla de patatas, puede reducir los niveles de azúcar en sangre,tiene efecto espectorante, es broncodilatadora,impide la formación de coágulos intravasculares, reduce los triglicéridos y el colesterol "malo", tiene efecto antialérgico y mejora el hígado además de ser diurética. ( Su única "pega" es que quien bien te quiere te hará llorar).
Además la cebolla es... LA TIRITA DE ROBINSON. Entre capa y capa de la cebolla, hay una piel muy fina. Bien pues úsela como tirita en una emergencia. Cicatrizante, hemostática(que corta la sangre) y desinfectante. Lo de "contigo pan y cebolla..." va teniendo algún sentido.
Y el LIMÓN es una auténtica botica casera.Nuestras abuelas lo tomaban disuelto en agua para reducir la hipertensión, se lo ponían en el pelo como "fijador" ( mejor dicho NOS lo ponían, que esos ricitos míos de las fotos antiguas...) lo usaban en la cara para blanquear el cutis, que entonces no se llevaba el moreno...lo tomaban en verano para combatir las diarreas estivales, y cualquier achaque era bueno para preparar agua con limón.
Lo que nuestras abuelas no sabían es que en la parte blanca, entre la piel y los gajos, existe la mayor concentración de FLAVONOIDES (hesperidina y diosmina ) que ejercen un efecto protector sobre los capilares sanguíneos, mejorando la elasticidad de las arterias,protegiéndonos contra la trombosis, y capaces de neutralizar a muchas sustancias cancerígenas.
Le cuento un secreto: aquel pequeño librito del ajo , la cebolla y el limón tal vez fué el causante de que me inclinara por las terapias naturistas. Eso... y claro está, Robinson Crusoe, que supo convertir un espacio hostil en su pequeño mundo habitable.